sábado, junio 27, 2009

Cuento: DESTINO ( El Piano)


DESTINO

Había concluido al fin…esta especie de ostracismo involuntario, entre el calor de un verano .
Deseaba poner color a la pasión que me tuvo cabalgando el alma desde mi nacimiento.
El sol mandaba sus rayos a través de la claraboya del pasillo donde estaba oculto en espera de la Noche de Reyes. Relucía bordado en marfiles y ébanos, la madera caoba de mi cuerpo también relampagueaba brillos.
Al parecer, la destinataria de este “regalo” era esa pequeña que asomó su nariz chiquita para espiarme desde una oscura puerta.
Me vio antes de tiempo…mantendré el secreto.
Sorprendí a la sorpresa de sus ojos negros , faroles pestañados , con mi opulencia alemana .
Un vestidito de muselina floreado con un ojal abierto ,embellecía su niñez diáfana.
Robusto como soy, me habitan sin embargo, arpegios delicados para obsequiar.
De aquí en más, sus oídos escucharán mi música exquisita.
Como tengo empatía por los humanos , me encontré de pronto con una emoción . Sentí olor a familia y mi obstinado espíritu llegó a desear que me acariciaran, disfrutándome absolutamente.
El entusiasmo creció …suspiré ,siempre lo hago a través de un leve crujido , en el que se involucran mis cuerdas de metal.
¡Qué buen pronóstico!, conocí a alguien para gozar mi mundo musical .
El abuelo de la niña hizo el gasto y supe que su nuera , fanática “del piano”, incentivó la compra.
Aún no se acostumbran a mi presencia …
— ¡ Cuidado !. ¡ El pasillo es angosto y el instrumento enorme , no se lo lleven por delante!
_¡ Tiene razón !, hoy me golpeé una pierna por darme vuelta imprevistamente y choqué contra él.
— ¡Son unos distraídos!
—¡Cómo no se dan cuenta de algo tan gigante !
—Vamos a ver ahora, como hacemos para subirlo al primer piso …
Era todo un dilema… les aguardaba una dura tarea familiar ,aunque para mí fue dulce ver a cada miembro del hogar expectante por mi causa .
La mañana del seis de enero Lucrecia ya me tenía allí, en el comedor de la planta alta.
Pero antes… tuve que sufrir descuartizamiento ya que me desarmaron todo lo más que pudieron, atando mis partes con gruesas sogas y entrándolas por un balcón de rejas negras y malvones que trepaban a una pared baja, que daba a la calle principal.
Me asomé a semejante vista de altura, y encontré bellos los paisajes urbanos. Era un pueblo en crecimiento , que en ese momento estaba en silencio.
¡Menos mal!. supieron armarme de nuevo con mucha maestría
La casa se mostraba somnolienta . ¡ Buena gente ¡, pensé.
Estaba enfrentando un incierto mundo de hoja en blanco , donde se escribiría mi propia historia.
El momento más sublime fue cuando las minúsculas manos de Lucrecia aplaudieron , al verlas auguré que llegarían a abarcar las octavas en su despliegue.
La madre se mostraba orgullosa del logro; ambas tomarían clases.
De inmediato fueron en búsqueda de una profesora . Sin alejarse mucho , la encontraron literalmente a la vuelta de la esquina. Conversaron delante de mí y llegaron a acordar los días y horarios , luego…¡ Qué mujer imprevista!, me enfocó denotando una inquietud muy grande. Quería conocer mi valía en la inti- midad ..
Un taburete giratorio y lustroso la esperaba. Allí se sentó a ejecutar armonías y melodías que había compuesto.
No la defraudé , me mostré profundo e intenso , ella tampoco me defraudó.
La atmósfera se llenó de notas elevadas y envolventes.
Después de esto… apartó nerviosamente los ojos , sacudió la cabeza riendo y llorando al mismo tiempo.
Quise ponerme vanidoso , pero soy por naturaleza noble … manso y sólo busco afecto.
A instantes de la finalización del ”concierto”, las alumnas , comenzaron su primera clase.
— A ver… Lucrecia: tu mano tiene cinco dedos , el pulgar es para la tecla DO , el índice para el RE, el del medio para el MI , el FA para el anular y el meñique para el SOL— dijo al digitar los deditos de la niña de a uno sobre mi teclado.
La torpeza inicial se hizo presente . Con sacrificio comenzó a extraerme una tonada ingenua y monótona por las repeticiones a que fui sometido.
Seguidamente llegó el turno de su madre ,que me invadió con acordes y escalas simples .
Por último, colocaron una partitura en el atril de mi tapa abierta.
Se trataba de una pieza para cuatro manos , que los más expertos dominan en los graves y los alumnos en los agudos. Confieso que desde que la escuché… comencé a amarla.
Hubo deleite por mucho tiempo , pero….hubo también ese triste día en que la maestra de música comenzó de pronto a dialogar con un amigo imaginario.
¿ Qué está pasando? ¡ Algo pasa ! me dije…
Transpiraba mucho, a lo que la madre preguntó:
—¿Se siente bien?
—NO , le pido permiso para retirarme.
— Sí claro , pero… ¿qué tiene?.
— Tengo fiebre y …PELOS…
Al oír esto , la progenitora previendo un mal momento, manoteó a su hijita con rapidez y firmeza, apartándola hacia un costado, es que de acuerdo a la educación impartida , la niña iba a dar un beso de despedida .
La pobre maestra ganó las escaleras a la carrera rumbo a su domicilio.
Ese día había estrenado vestido ( un solero con grandes estampados) , le quedaba precioso…, ¡qué pena !.
Observé cuando avisaron por teléfono a los familiares , con el fin de que la recibieran y le dieran la atención necesaria y además … una advertencia : “ La Señorita no se encuentra bien”,
El reloj marcaba las siete de la tarde.
Fue muy fuerte para mi esta pérdida . ¡La sentí demasiado! .
Paradójicamente esta mujer supo acariciarme como nadie.
¿Será que el ocaso atrae los desórdenes nerviosos?.
Me sobran horas para pensarlo…la iluminación escasa me invita a meditar , aunque estoy casi a oscuras mis blancos refulgen en el teclado impecable.
A partir de esto ,las dos discípulas vinieron a pasar tiempo conmigo, ayudadas por libros de estudio para no perder la práctica .
La niña tiene un espectador incondicional… único y sacrificado : “su abuelo”, que con placer y abnegación observa a su única nieta interpretar “ las sonatinas “ para él solo.
Aunque esto es prometedor, se nota algo raro en la casi adolescente Lucrecia. No sé…la encuentro diferente , mejor dicho …indiferente. .
Simplemente , no le gusta aprender piano. Lo supe cuando le confesó a una amiga ,que de haber sido por ella, hubiese estudiado arpa y sólo tomó el compromiso para darle el gusto a su madre…
La señora también renunció al entusiasmo de ver a su hija convertida en concertista.
—Mamá, hoy tampoco puedo sentarme al piano , me mandaron mucho para estudiar e investigar— esa es su canción de todos los días debido a la gran cantidad de asignaturas y tareas de la Escuela Secundaria que acaba de empezar. Le quitan tiempo material para la música y yo paso mis semanas lleno de inmovilidad .
En verdad ¡esto me tiene muy fastidiado!
Poco a poco la madre también se fue alejando … sus manos no son las mismas… comenzaron a tener forma de “garras” y según escuché , esta enfermedad no tendrá solución.
Decepcionado, hubiera querido desatar mi furia y reaccionar con acordes de terror, pero noté que se lloraba mucho en esa casa…y no lo hice.
Entendí muy bien todo lo que pasaba y lo único que estaba a mi alcance en ese tiempo, era tan sólo : “esperar”.
Qué momento extraño…¡Estaban sucediendo tantas cosas a la vez!...
Pasaron los años … se acostumbraron a no verme, aunque eso es imposible , ahora que lo pienso , tal vez me dieron la función de ornamento.
Arropo mis tristezas… mis melancolías y el torrente agraciado de dulzura en las notas que guardé.
Siento frío … rodeado de mármoles entre pisos y chimenea … todo apagado, todo helado . Aquí estoy… lustroso e impotente con mis pedales dorados que nadie pisa.
Lucrecia acaba de cumplir quince años y trajo un noviecito. Transcurrida la primer semana se hizo “oficial”. ¡ Su cara aparenta inteligencia!
Desde el primer día noté admiración , al mirarme la sonrisa se le demora en la boca.
¡ Me gusta este joven !; ahora su visita es diaria.
La parejita apoya sus cuerpos sobre mí cuando están a solas, para abrazarse y besarse apasionadamente .¡ Me encanta …! . ¡ Cómo me alegra haber llegado aquí !
.¡Se miman todo el tiempo!
Ella le enseñó unos fragmentos musicales para llenar las horas de la casi convivencia, él los ejecuta con energía, pero sin ritmo…¡ No puede seguir la marcación de tiempos!.
Lucrecia demuestra en sus directivas que no está de acuerdo con el desempeño de su enamorado en la música.
Discuten …
Quedo irritado por la torpeza del joven ; hasta que un día…nos sorprende con un logro: “toca una pieza a cuatro manos con su novia” sin equivocarse .
Esto, se convertiría en su único triunfo y premio por tanta perseverancia.
Transitan un noviazgo largo .Me convierto en testigo secreto, dando “mi apoyo” para amarse.
Meses antes del casamiento ensayan dos marchas nupciales de los compositores: Mendelssohn y Wagner.
Lucrecia prefiere la que no le agrada a él, pero con sospechosa buena voluntad intenta tocar ambas para demostrar cual es mejor.
Dentro de semejante proyecto…mis instantes mutan en vuelos de fascinación , que teje un telar cósmico por los aires.
Finalmente se deciden por la que ella desea: “Sueño de una noche de verano” (de Mendelssohn).
La felicidad los alcanza y más aún cuando nacen sus dos nenas con diferencia de cinco años entre si: Zoé y Poupeé .
Cierta vez … Poupeé llegó a mí , convertida en “una curiosa de cuatro años”, a la hora de la siesta y asegurándose que no estuviera alguien observando.
Me dije: ¿Tiene un fósforo encendido en la manito? .¡ Noooo!. ¿ Qué hace?. ¡Ayyyy! .
¿Pueden creer que me prendió fuego en dos teclas blancas por los bordes?
¡Qué travesura tan peligrosa !, la llamarada que provocó en mi marfil fue grande e inesperada . ¡Casi no le alcanzan los soplidos para apagarla!.
¡ Buen susto se dio! .No va a venir más a meterse conmigo, de eso estoy seguro .
La “marca” que dejó la quemadura , será de por vida , está visible entre el DO central y el SI anterior . Se nota poco….parecen dos dientes averiados en su filo.
Lucrecia intentó que las niñas aprendieran música. Su hija mayor tocó en una fiesta escolar, pero este empeño rápidamente …se fue al viento.
La pequeña Poupeé mostró desgano ante la propuesta de las artes musicales, su simpatía era para con los deportes, como tenis y natación .
A esta altura … ¡ya estoy alarmado! , siento desdén por todas partes.
¿ Cuál es mi destino, entonces ? ,¿ mi conflicto será… eterno?
¡Me tocó tanta gente! ¿ Ahora voy a resultar despreciado? .¡ Cuánto tiempo perdido!.
Sin embargo , mensajes interiores sobre mi futuro, me aportan que va a ser grandilocuente …
¿ Será la voz de Dios ?, pero…¿en un piano?.
¡Increíble! . Acabo de saber que Poupeé ,de trece años , descubrió un profesor que enseña teclado con un sistema rápido y diferente ; ya comenzó las clases por su cuenta. ¿Estaré frente al milagro que estuve esperando? .
Domina varias canciones que les llama “alabanzas “ y cuando se equivoca no se acobarda, sino que sigue adelante con prepotencia de trabajo .
Estoy perplejo…
¡ Qué preciosura sonora vino a mí !. .¡ Siento enamoramiento por mi música !.
—Estoy preparándome— dice —para tocar en un escenario.
¿ De una iglesia?, me pregunto.
Estudia muchas horas…
Cortinas de corcheas, fusas y silencios pasan sus caricias por mi superficie ; el orden de los acordes ,como si fuesen aguas cantarinas, altera mis sentidos y me seduce… es música angelical que transporta al cielo…
Veo el entusiasmo en las tres mujeres , además Lucrecia canta, y Zoé también.
— Poupeé , vamos a ensayar “ la canción del perfume “. ¿ Si?:
“ Tengo un perfume queee… sólo es para tiii… “— entonan y así pasan horas…
Una de las visiones que más atrapa es verlas gozar de esta forma en … mi mundo .
Transcurre marzo , los ocres ya invadieron los paisajes y Poupeé inicia nuevos estudios de perfeccionamiento, en escuelas de alto nivel. Se decide por una, que tiene “algo especial”,según comenta.
Es estremecedor…
¡ Toca en público , la filman y graban en audio!; prepara audiciones y triunfa.
Un día llega con una noticia y alborozada de alegría me hace vibrar en plenitud .—“ Hoy es día de graduación “, expresa con cierta urgencia en la voz_¡Me recibo de : “ Instrumentista profesional”.
!.El grupo familiar aplaude y yo sonrío muy complacido.
Pero esto no detiene su desarrollo, ni se apacigua sino que va por más.
Se encuentra presente en la sala hace media hora explicando algo ; mi impaciencia por saber, agudiza mi oído para captar conversaciones que casi son susurros.
—Me nombraron profesora del Instituto y viajaré a diferentes provincias llevando mi enseñanza— dice— Esto tiene un nombre: “Clínicas de Música”.
Me hace pensar : …tocará otros teclados , la tendré lejos, pero no me dolerá porque se instaló a mi alrededor, en los aires, un sugestivo hilo de música ,es
algo voluptuoso y sensual. Estoy muy contento y presiento que se acerca algo óptimo.
No me aflijo más buscando momentos placenteros porque entiendo que esto será trascendente.
Vivo la calma.
Poupeé invade nuevamente la casa con felicidad , acaba de obtener el nombramiento de Directora General , y tiene alumnos particulares que me hacen doler la cabeza pero…¡ estoy encantado! .
Ahora comprendí que debía esperar una nueva generación para que mi felicidad se completara .
¡ Mi destino de oro estuvo planeado, oculto y desatado por Dios!.A cuantos humanos les pasará lo mismo…



Susana Rodrigues Tuegols
Copyright

6 Comentarios:

At 29/6/09 20:21, Blogger Ro dijo...

Excelente relato Susana
Un placer leer esta partitura tan interesante
Una historia muy hermosa
Nos vemos niña
Besos de Rosa

 
At 1/7/09 06:15, Blogger Narci dijo...

Una maravilla esta manera de dotar de vida y sentimientos al piano.
Este cuento absorbe y engancha y luego se clava en el alma. Me recuerda, de alguna manera a esos abuelitos que sus hijos olvidan en un rincón y a quienes los nietos otrogan nueva vida y rejuvenecen.

Ha sido un placer leerte.
Besos

 
At 2/7/09 13:43, OpenID salvadorpliego dijo...

Excelente!!!! Bastante fluido y bueno. No conocía este estilo tuyo.

Un fuerte abrazo.

 
At 2/7/09 21:08, Blogger julia del prado morales dijo...

Su viniendo a tu mundo, linda historia de música y amor. El piano, las notas que fluyen y esta historia tan cálida que une vidas en común. Besos desde el Perú, Julia

 
At 17/7/09 12:48, Blogger María de la Cruz Díaz dijo...

Querida Susanita, es todo un honor poder estar en tu Blogger y dejarte mi respeto y cariño, preciosos poemas que iré leyendo poco a poco. Gracias por la invitación.

Mil bendiciones en tu camino poeta, un abrazo peruanísimo hasta tus tierras argentinas.
Gracias por compartir con nosotros, esta es ya tu casa.
http://rimando.foroportal.es/board/

Un abrazo

Maricruz Díaz

 
At 27/7/09 10:36, Anonymous beckett dijo...

Gracias por tu cuento

 

Publicar un comentario

Links relacionados:

Crear un vínculo

<< Inicio