lunes, mayo 26, 2008




RELOJ EMPECINADO


Iba por la calle acariciando lunas y tristezas.

Hermoso de rostro , carente de luz.

Orillero, rioplatense envenenado con cristales de ilusión.

Atado a su pasado , cabeceando su sueño relacionado al presente en su desgracia dice:

¡Alondra –seda te extraño-!

El reloj se empecina en su tic tac y marca su desdén en un enojo transpiración de un día pésimo.

Claveles en el cielo arremolinan nubes y la serpiente del olvido ya mordió.

Corre a su destino como un novio

que siente su corazón tocar música-furtiva.

Elenco de los músicos vitales chisporrotean un universo oscuro…

Y en silencio…continua la historia.



SUSANA RODRIGUES TUEGOLS

Copyright ©DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Links relacionados:

Crear un vínculo

<< Inicio